¡Versus de Impresoras! Tinta vs Láser


Impresora a tinta.

Este tipo de impresora está enfocada al uso doméstico y son las que más abundan entre los consumidores porque tienen un precio de adquisición bajo, imprimen a gran calidad y no requieren un mantenimiento elevado.


Como funciona la impresora a tinta.

La impresora incorpora unos cabezales y, a su vez, éstos tienen unas boquillas, que son las que tiran la tinta. El cabezal se mueve en el folio de forma horizontal con la ayuda de dos motores: uno para moverse de lado a lado y otro para hacerlo de arriba a abajo.

De esta forma, la impresora mueve el papel, en vez del cabezal, como si de un túnel de lavado se tratase. Todo este proceso lo hace a una velocidad bastante buena que es medida por las PPM (Páginas Por Minuto). Normalmente, imprimir a color supone más tiempo de impresión porque se requiere mayor precisión y distintos cartuchos de tinta.


Impresora Láser.

La impresora láser es un producto más complejo y que está enfocado para el mundo empresarial o profesional. Las encontramos en cualquier papelería u oficina porque su velocidad de impresión es mucho mayor, como la calidad de la misma. Por otro lado, su coste de adquisición es elevado.

Podemos encontrar impresoras láser monocromáticas o de color, cuya diferencia radica en poder imprimir a color o no. Este tipo de impresora funciona con tóner, una especie de tinta en polvo o tinta seca que se imprime en el papel mediante xerografía. En la mayoría de casos, las monocromáticas son más caras que las de color


Como funciona la impresora a láser.

El funcionamiento de las impresoras láser es complejo porque intervienen elementos o partes de la impresora que no son fáciles de explicar o de definir.

En este caso, la impresora opera con un cilindro que se carga eléctricamente y se regula con una rejilla llamada corona de carga. El cilindro va a girar a una velocidad similar a la de un rayo láser y un motor controlará su dirección. Este rayo láser hará descargas pequeñas de partes del cilindro, formando una imagen electrostática del documento que vamos a imprimir.

Después, el cilindro se baña en un polvo fino (tóner) con carga positiva, que después se va a repeler formando una imagen sobre el tambor. Esta imagen se transfiere al papel a través de una carga negativa producida por la corona de transferencia. Finalmente, el tóner se adhiere al papel mediante dos rodillos: uno genera calor y otro presiona la hoja para imprimir. Por ello, siempre que recogemos el folio impreso está caliente.





Nosotros recomendamos multifunción de tinta para espacios pequeños porque son más compactas y completas. Si no tienes este problema, no hay inconveniente para comprar una impresora láser.


#impresora #láser #tinta #diferencias





11 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo